A qué tipos de entrevista de trabajo puedes enfrentarte

Como os explicábamos el otro día en un post, cada vez son más las formas de reclutamiento utilizadas por las empresas a la hora de elegir el candidato más adecuado. Por eso, la manera de entrevistar a los candidatos y posibles empleados varía en función del tipo de empleo y la empresa a la que se va a acceder. En este post queremos hablarte  de las entrevistas estructuradas, las semiestructuradas las no estructuradas; tres tipos de entrevistas a las que te puedes enfrentar a lo largo de tu vida laboral y que Jobandtalent te va ayudar a diferenciarlas.

  • Las entrevistas estructuradas: son aquellas que se basan en una serie de preguntas ya predeterminadas a las que tendrán que responder todos y cada uno de los aspirantes al puesto de empleo. La extensión y el número de preguntas varia dependiendo de la empresa, es decir, son ellos los que decidirán estos términos. Esto permite al entrevistador comparar de una manera más equitativa a cada entrevistado a pesar de que éste tenga plena libertad para manifestar sus respuestas. Este tipo de entrevistas se suelen llevar a cabo en empresas de gran tamaño que necesitan la incorporación de bastante gente a su plantilla y que no tienen tiempo para profundizar en temas que, sin embargo, en otro tipo de entrevistas sí que se intentaría investigar. Es por ello que este tipo de entrevistas no revelan realmente cómo es la persona entrevistada y para puestos específicos no es muy aconsejada.
  • En las entrevistas semiestructuradas, el entrevistador, en este caso, anotará los temas sobre los que quiere tratar a lo largo de la entrevista. El orden de los temas que abordarán se deja a su libre elección.
  • Por último, están las entrevistas no estructuradas, entrevistas en las que, a menudo, ni siquiera el contenido de las preguntas está preestablecido y puede variar en función del sujeto. Este tipo de entrevista es similar a la anterior. La única función que tiene el entrevistador es sacar, a lo largo de la conversación, los temas que desea abordar para decidir quién es el candidato adecuado al puesto de empleo. Además de llevar el ritmo de la conversación, el entrevistador también tiene una función de control atajando las divagaciones excesivas y vigilando que la entrevista no degenere en cuestiones totalmente diferentes al tema que se desea abordar desde un primer momento.

Además de estas diferenciaciones que te hemos mostrado, en una entrevista pueden hacerte preguntas que no tengan nada que ver con el puesto al que quieres acceder como por ejemplo, cuántos semáforos existen en tu ciudad. Aunque en un momento esta pregunta te puede descentrar completamente, ¡no te alarmes! Seguramente no quieran que les des una respuesta exacta (ni siquiera ellos saben el número de semáforos; tampoco nosotros lo sabemos) y te planteen esta cuestión para conocer tu capacidad resolutiva ante cuestiones imprevistas. Los perfiles creativos y resolutivos brillan con luz propia en el mercado; más aún en tiempos de crisis y escasez de empleo.

Ahora ya solo te queda tener la oportunidad de acceder a una entrevista, sea cual sea su estructura. Entra en Jobandtalent y no te pierdas ninguna oferta de empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.