La acción social en la empresa

Cada vez son más los ciudadanos que demandan a las empresas que tengan en cuenta el bienestar de la sociedad en el desarrollo de sus actividades económicas. Por eso, en muchas ocasiones hemos adoptado este criterio a la hora de seleccionar productos o servicios. Valoramos fundamentalmente la reputación, la imagen de la empresa, las políticas éticas y sociales que llevan a cabo. En Jobandtalent, te contamos las nuevas estrategias en acción social de las compañías.

Las empresas conscientes de esto, han adoptado dentro de sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa un apartado destinado a la Acción Social. Aunque a priori pueda parecer que es lo mismo, hay que diferenciarlos. El concepto de Responsabilidad Social de la empresa no incluye únicamente el término filantropía; sino que es más bien como la empresa responde a las exigencias de los grupos de interés, internos y externos; implicados en la actividad. Y dentro de esta Responsabilidad se encuentra el término Acción Social, que son acciones destinadas a al desarrollo humano y al entorno social y medioambiental; financiado con parte del beneficio de la empresa. En conclusión la Responsabilidad social de la empresa nos preguntamos cómo se obtiene el beneficio y para quién es; y con la Acción Social, la parte de los beneficios destinada a acciones sociales.

Están muy equivocados quienes piensan que el desarrollo de la Acción Social en la empresa supone un coste; ésta debe ser enfocada como todas las decisiones empresariales, desde un punto de vista estratégico. No se trata de una mera aportación de dinero a actividades caritativas; sino que supone una nueva oportunidad empresarial.

Para llevar a cabo la gestión estratégica de la empresa desde su Acción Social hay que realizar una serie de acciones:

–          La Acción Social debe formar parte de la estrategia corporativa, por tanto tiene que estar en consonancia con los objetivos y valores empresariales.

–          La concentración de esfuerzos en un área específica da como resultado un mayor impacto social.

–          Colaborar con instituciones como ONG’s, estableciendo relaciones de trabajo en la gestión de diferentes proyectos.

–          Formalizar los procesos de decisión y gestión de las actividades de Acción Social dentro de la empresa.

Evidentemente, la Acción Social dentro de las empresas al igual que la Responsabilidad Social Corporativa no es obligatoria; pero bien es cierto que muchas empresas han empezado a notar un impacto negativo en su actividad por no prestar atención a las exigencias de los ciudadanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.