¿Qué es el brainstorming?

El Brainstorming o lluvia de ideas es quizá una de las técnicas de creatividad más antiguas. Fue ideada por Alex Faickney Osborn, especialista en publicidad y creatividad, aproximadamente en el año 1939. Esta idea la explicaría ampliada años después en su libro “Applied Imagination” convirtiéndose así en la base por la que se desarrollan la mayoría de las técnicas creativas.

Aunque en un primer momento podemos relacionar este concepto solo a agencias de publicidad, departamentos creativos o de marketing, son muchas las empresas que utilizan esta lluvia de ideas ante un problema que no siempre está vinculado con la creatividad.

Por eso, desde jobandtalent queremos darte a conocer en profundidad este concepto ylas aplicaciones que contempla.

Ante un problema solemos tener dos reacciones: la primera agobiarnos y no ver la luz al final del túnel y la segunda intentar dejar al lado ese problema hasta que no tengamos más remedio que solucionarlo. El Brainstorming o lluvia de ideas nos ayuda a cumplir ese refrán que más de uno hemos escuchado alguna vez a nuestra madre “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

La definición rápida de este término es reunirse en grupo y empezar a buscar soluciones ante un problema específico. Es por ello que las dos reglas básicas para aplicar este concepto es suspender el juicio y dejar pensar con libertad a cada uno de los participantes. Esto quiere decir que toda idea es válida en un principio aunque sea algo desorbitado que, objetivamente, sepamos que es imposible realizar. Los pensamientos salvajes e inviables están bien; de ellos pueden generarse ideas y pensamientos reales y asequibles. Si el problema que tiene tu empresa es que un cliente importante está a punto de finiquitar el contrato contigo y la solución planteada es olvidarse y terminar relaciones con los demás clientes para centrarnos en el que se quiere marchar, no importa. Esa idea no será rechazada a pesar de saber que es imposible llevarla a cabo si queremos que la empresa salga a flote y que  no quiebre en el intento. La tercera regla es generar tantas ideas como sea posible para poder llevar a cabo la cuarta y última regla: efecto multiplicador que consiste en combinar ideas e intentar mejorarlas.

Para poder realizar todo este proceso ha de existir un modelador del Brainstorming que irá apuntando cada idea y dando paso a cada participante manteniendo así un ambiente relajado y alejado del caos. Esta tormenta de ideas ha de tener un tiempo limitado no superando por lo general los treinta minutos (a partir de la media hora tendemos a expresar ideas demasiado desorbitadas que no hay por dónde coger). Una vez terminemos, cada participante se llevará a casa una copia para que, al día siguiente, se pueda evaluar y elegir la solución adecuada.

Parece fácil y en efecto es así. Eso sí, hay que hacer hincapié de nuevo en lo que no hay que hacer. Por eso si estás dispuesto a hacer un Brainstorming en tu empresa, te dejamos plasmadas una serie de frases que en jobandtalent hemos bautizado como frases suicidas:

  • Nunca lo hemos hecho así
  • No va a funcionar
  • No tenemos tiempo
  • No tenemos personal
  • No entra en el presupuesto
  • Si fuera tan buena, ya la habrían sugerido
  • Dejémoslo para otro momento
  • Somos demasiado pequeños (o grandes)  para eso
  • ¿A qué cabeza de chorlito se le ha ocurrido esto?
  • Formemos una comisión
  • No es problema nuestro
  • Los clientes no lo van a adoptar
  • Están locos
  • No está dentro de nuestros planes

Ahora ya solo falta lanzarse a la piscina y poner en práctica esta técnica que puede ayudar a resolver cualquier tipo de problema y que, sobre todo, nos ayuda a fomentar la creatividad de los trabajadores en un clima informal. Jobandtalent promueve el Brainstorming ¿y tú?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.