¿Qué perfil profesional hay detrás de un lobby?

Acostumbrados a vivir bajo la sombra del poli bueno poli malo, Mariano Rajoy movió su alfil en el último Debate sobre el Estado de la Nación para poner en jaque a los lobbies en España. Pidió una regulación en su actividad, y el buscador de Google comenzó a funcionar. Cerca de la línea de meta, los salones de los mejores hoteles, pero en medio del océano de resultados, John F. Kennedy: «Los lobbistas me hacen entender un problema en 10 minutos, mientras que mis colaboradores emplean 3 días» jobandtalent analiza cual es el perfil de las personas que se dedican profesionalmente a la actividad de lobby, labor que desarrollan desde grandes multinacionales, hasta pequeñas y medianas empresas que han focalizado parte de su actividad en esta profesión para dar un valor añadido a la estrategia empresarial. Jobandtalent ha hablado con una de estas compañías, Cariotipo MH5,  una empresa que compite en un mercado en auge y cada vez más competitivo.

Formación académica

Todos los lobbistas poseen unos estudios universitarios como formación académica. Las carreras relacionadas con el ámbito de la comunicación suelen tener bastantes factores a la hora de formar este perfil, ya que tradicionalmente se ha asociado esta figura con la de un Director de Comunicación. La necesidad de poner de común acuerdo a todos los actores que pueden intervenir en la actividad de lobby hace de la capacidad comunicativa uno de los puntos fuertes de su cv, e ir tejiendo una red de contactos necesaria para desarrollar su actividad. La credibilidad y confianza comunicativa es una herramienta esencial en el desempeño de las funciones que lleva a cabo un lobbista.

Un sector que tiene una influencia notable en la creación de leyes, necesita contar con profesionales del mundo del Derecho. Algunos despachos de abogados se dedican a esta actividad sin querer parecer cómplices. Son alguno ejemplos, pero por ahora, ninguna madre escuchará de su hijo que quiere cursar sus estudios universitarios en la carrera de Lobby. Pero sí que es una profesión, sin necesidad de decir «como otra cualquiera», una expresión tan simple como peyorativa, multidisciplinar. 

Máster y cursos de postgrado

Al igual que sucede en numerosos sectores, en el de lobby también hay que llevar a cabo una formación académica complementaria y continuada, ya que dónde la razón política no llega, ellos la explican, la hacen accesible y sobre todo, plausible. Expertos en materia económica, política, en diplomacia y comunicación, son conocedores de un mar de cosas, y con bastante profundidad. En España, máster o estudios de postgrado que tengan una relación directa con la actividad de lobby, sólo existen dos: el PS Lobby&Advocacy del Instituto de Empresa y el Posgrado de Dirección de Asuntos Públicos de ICADE junto con MAS Consulting. Éste último, camino de su cuarta edición, recibe en torno a 30 alumnos cada vez que imparten el curso. En los tres años, el Postgrado ha formado a un centenar de alumnos en procesos legislativos, técnicas de lobby, análisis de  stakeholders, comunicación estratégica, movilización en redes, etc.

El perfil de los alumnos que se inscriben en estos cursos son de una edad media de 35 años, tanto hombres como mujeres, y con una gran diversidad en cuanto a la formación universitaria (hay abogados, periodistas, sociólogos y politólogos). Desde los últimos años ha habido una crecida de perfiles técnicos como ingenieros o farmacéuticos, que ocupan medios y altos cargos directivos en sus respectivas empresas. Los sectores de procedencia de este perfil son en su mayoría del mundo empresarial, de sectores energéticos, seguros, abogacía, aeroespacial, bienes de consumo y farmacéuticas. Pero no sólo tiene cabida el sector privado, ya que instituciones públicas, consultoras, asociaciones empresariales, organizaciones no gubernamentales, partidos políticos y gente del mundo de los medios de comunicación también se están formando en esta materia.

Idiomas

El sistema legislativo español cada vez pierde más peso en detrimento del europeo, motivo por el cual la toma de decisiones tiene como capital a Bruselas. Es por eso por lo que dominar el inglés y tener conocimientos en una tercera lengua es considerado como un requisito fundamental para aquellos lobbies que solicitan perfiles para sus empresas. Más del 70% de la legislación de nuestro país procede de directivas europeas, Parlamento en el que están representados 27 países y alrededor de 15 lenguas oficiales. 

Especialización

En lo que respecta al aspecto político, el perfil del lobbista es el de una persona conocedora de la estructura de las administraciones del Estado, su funcionamiento y las competencias que adoptan cada una de ellas. En la toma de decisiones, el lobbista debe saber las distintas fases por las que pasa una determinada acción del Gobierno, o los actores que intervienen en la misma, por lo que como cualquier estrategia empresarial, es necesario que aquellas personas que pertenecen a los lobbies posean una gran capacidad estratégica, analítica, y puedan detectar dónde se encuentra la oportunidad política. La visión estratégica, como las inversiones, siempre mejor a largo plazo. Estas skills son muy valoradas por los lobbies ya que siempre solicitan personas capaces de analizar y resolver problemas complejos en poco tiempo.

Skills más valoradas

La capacidad de saber empatizar es considerada como un factor importante, ya que las relaciones que los lobbies establecen no corresponden a un patrón fijo, sino que a lo largo de sus actividades deberán mantener relaciones con personas de diferentes ámbitos y culturas. En último lugar, la experiencia en el sector público no es ni un hándicap ni un elemento que se destaque en el cv. El crédito de «llamar al ministro» hace tiempo que dejó de estar de moda. Siempre que sea de manera legítima y compatible con sus anteriores funciones, no hay problema en que alguien con experiencia en el sector público pase a formar parte de un lobby.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.