¿Qué hay que hacer para trabajar en el extranjero?

Para esta nueva entrada en nuestro blog hemos decidido apostar por un tema realmente presente entre los jóvenes españoles. Éste no es otro que la situación del empleo más allá de nuestras fronteras. Es por eso que a lo largo de las próximas líneas vamos a intentar diseccionaros un poco la situación real de dicho ámbito en el extranjero, haciendo referencia a los requisitos que los países más atractivos imponen a los candidatos antes de poder ponerse a trabajar.

Con un desempleo que ronda el 25% y que se incrementa bastante entre los jóvenes, en donde dicha cifra supera el 50%, según los datos publicados el pasado mes de julio por el Instituto Nacional de Estadística, nadie se atreve a decir un no tajante a la idea de emigrar a otros países para trabajar. De hecho, en el primer semestre de este año, según una estimación realizada por el mismo estamento, el INE, 40.625 ciudadanos se lanzaron a la aventura foránea, superando en un 44.2% el número de españoles que decidieron emigrar en el mismo semestre del año 2011.

Sin embargo, un estudio realizado por el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y la Secretaría de Estado para la UE muestra que el 75% de los jóvenes españoles no conoce las ofertas de empleo e incluso de formación disponibles en la eurozona. Este dato choca con el que dice que el 72,4% de dichos jóvenes afirman con rotundidad que es más fácil encontrar trabajo en el extranjero que en España.

Ello nos deja una cosa clara, y es que falta información. Se nos ha bombardeado con datos negativos acerca de las posibilidades que hay de alcanzar ofertas de empleo en nuestro país. Sin embargo, hay poca información sobre lo mismo fuera de España. De ahí que desde el blog de jobandtalent vayamos a intentar aclararos un poco la situación.

Europa pasa por ser el continente fetiche a la hora de elegir destino. De hecho, uno de cada tres emigrantes españoles se queda en el viejo continente. La libre circulación de personas entre los países del EEE (Espacio Económico Europeo) facilita muy mucho las cosas, y es que permite a todo ciudadano español acceder al país que quiera dentro del EEE sin más documentos que su DNI o pasaporte.

Fuera de los requisitos más burocráticos, algunas empresas os pueden pedir un nivel concreto del idioma nativo del país –aparte del inglés que se da por sabido- para poder acceder al puesto de trabajo. Dicho requisito suele estar más presente en aquellos países que, como España, no son bilingües a la lengua de Shakespeare. Es el caso de, por ejemplo, Alemania, Francia y los países del este y del sur de Europa.

Para poder acreditar tu nivel en un idioma en concreto es recomendable que lo hagas a través del principal baremo de medición de la UE, el llamado Marco de Referencia Europeo (MCER) Éste va desde el nivel A1 -siendo éste el más bajo- hasta el C2 –el más alto- pasando por el A2, el B1, el B2 y el C1.

Aclarados ya los requisitos necesarios para emprender una aventura por algún país europeo, como todo en esta vida, existen países más atractivos que otros. Es el caso de la locomotora de Europa, Alemania. El país comandado por la mujer más poderosa del mundo según la revista Forbes, la canciller Angela Merkel, es el destino preferido de los españoles a la hora de fijar su rumbo en Europa, según establece el mismo estudio del INE al que nos referíamos anteriormente.

Al país de la cerveza le siguen Francia y Reino Unido. Ambos dos forman parte de la Unión Europea, de ahí que los requisitos para comenzar a trabajar en su territorio no varíen de los de Alemania.

Lingüísticamente hablando y tal y como ya hemos mencionado anteriormente, tanto Alemania como Francia están dentro del pelotón de países cuyas empresas suelen requerir un nivel mínimo de conocimiento del idioma del país para poder acceder al puesto de trabajo. De hecho, la embajada de Alemania en España informa a través de su web, que toda persona interesada en dar el salto al país centroeuropeo deberá poseer, cuanto menos, el nivel B1/B2.

Saltando ya hacía tierras más lejanas, nos paramos primero al otro lado del charco, más concretamente en Estados Unidos. En el país más poderoso del mundo y uno de los favoritos de los jóvenes españoles a la hora de elegir destino, las oportunidades laborales existen en igual o mayor medida que en Europa, sin embargo ya no nos bastará con nuestro DNI o pasaporte para acceder a un puesto de trabajo.

Y es que para comenzar a llevar a cabo el famoso ‘sueño americano’, necesitaremos hacernos con la famosa Green Card, de la que se dice tan sólo se adjudican 140.000 al año, a las que habría que sumar otras 50.000 que se sortean. Por lo que existen varias opciones. Una pasaría por conseguir desde aquí que una empresa de allí nos contrate. Otra sería que una empresa española y/o europea nos contrate para posteriormente enviarnos a EEUU como expatriados. La última pasaría por plantarnos en tierras estadounidenses con el visado de turista o el de estudiante para luego aprovecha nuestra estancia en el país y conseguir un empleo.

Continuando por el continente americano, bajamos hasta México. El país azteca puede presumir de ser uno de los preferidos para los españoles a la hora de apostar por un país u otro para emigrar. A su favor juegan la cercanía cultural, el idioma y la gran acogida que siempre han ofrecido al emigrante “gachupín”, lo que incluye pocas restricciones a la hora de conceder el visado al profesional español cualificado.

Algo más al sur destacan las dos grandes potencias emergentes del continente: Brasil y Chile. Si bien es cierto que ambos dos están en un momento álgido y de bonanza, son sabedores de que son un caramelito para jóvenes españoles. Es por eso que se han puesto algo más pesados con el tema de los visados.

En el caso del país de la samba y la caipirinha, desde su embajada en España advierten de que viajar a Brasil en busca de trabajo está prohibido. Es por eso que desde jobandtalent os recomendamos que emprendáis el viaje, ya sea a uno u a otro país, con un contrato bajo el brazo. Para ello, qué mejor que ir buscando ofertas a través de nuestra web : ver ofertas de empleo.

Repasados ya los principales focos de atracción en Sudamérica, damos el salto hasta Australia. El país más grande del continente más pequeño del mundo, Oceanía, es, después de China, el país lejano que más españoles acoge. Concretamente, en 2010 fueron 488 los que apostaron por el país aussie para su emigración.

En cuanto a los requisitos necesarios para trabajar en las antípodas, como sucede en todos los demás países de fuera de la UE que hemos analizado a lo largo de este post, la opción más recomendable es que una empresa nos reclame. Sin embargo, si no se da el caso, existen otras posibilidades para emprender tu viaje de forma legal. Uno sería el visado GSM (General Skilled Migration) Éste pasa por ser el más difícil de conseguir, aunque no imposible. Te requerirán, por ejemplo, ser menor de 45 años; tener un buen nivel de inglés y que puedas acreditar mediante un título oficial; y, que demuestres también a través de un título oficial, que hayas finalizado tus estudios universitarios y/o de formación profesional.  Otra posibilidad sería, tal y como sucede en EEUU, solicitar el visado de estudiante o el de turista y aprovechar tu tiempo para encontrar algún empleo. El de turista tiene una duración inicial de tres meses con opción de prolongarlo a un año, mientras que el de estudiante tiene un contra, y es que no podrás trabajar más de 20 horas semanales.

Por último, nos quedamos en esta parte del globo pero algo más al norte, en China. El ‘gigante asiático’ pasa por ser la mayor economía emergente del mundo y un país muy proclive a aceptar profesionales cualificados venidos del extranjero. Su crecimiento desmesurado en los últimos años hace que necesiten de verdad a la gente venida de fuera. Concretamente, tal y como apuntan desde la Cámara de Comercio Hispano-China,   “los informáticos, contables, consultores, financieros, diseñadores de moda u otros productos son profesionales muy valorados”

Para emprender la aventura asiática tienes dos opciones: o ir con un contrato laboral, siempre más recomendado, o plantarte directamente allí a buscar empleo. La segunda opción no resulta tan alocada como en otros países dada la necesidad que tienen de profesionales extranjeros.

Analizados ya los requisitos necesarios para trabajar en los principales focos de emigración española, no queda más que os decidáis, o no, a probar suerte. Por de pronto, y mientras lo hacéis, jobandtalent!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.