Entrevista a María López-Elola, fundadora de «Imagínate la luna»

Estudiante de Publicidad y Marketing y pese a haber realizado prácticas en Vocento o Microsoft, hoy no ejerce en ese ámbito. Desde pequeña estuvo familiarizada con otro sector, el floral. Así, María López-Elola, animada por su hermana, se asoció con ella y juntas montaron en 2006 Imagínate la luna. La tienda de flores que tenía su madre les sirve de precedente.

Trayectoria profesional

Estudié Publicidad y Marketing e hice un máster en Dirección de Comunicación. ¡Nada que ver con las flores! Mientras estudiaba, realicé prácticas en Vocento, Grupo Delvico y Microsoft.

Mi madre nos enseñó mucho a mi hermana y a mí en el sector florícola pues ella también tuvo una tienda de flores. Mi hermana, que estudió y ejerció como periodista, me animó a asociarme con ella para montar Imagínate la luna. Abrimos en 2006; yo tenía 22 añitos y mi hermana 27.

Funciones actuales de tu trabajo

Nos dedicamos a decorar con flores naturales y artificiales casas, restaurantes, hoteles y todo tipo de eventos. Desde la tienda se envían a diario centros y ramos para cumpleaños, nacimientos y aniversarios.

Tenemos empresas importantes como clientes fijos que decoran sus oficinas y cuentan con nosotras para enviar flores en los nacimientos, compromisos profesionales, etc.

Otros clientes traen sus tarjetas personales y solo tienen que llamar para decirnos qué escribir en ellas cuando se hace el envío. Así pueden encargarlo por teléfono o por mail y al conocer nuestro trabajo lo dejan en nuestras manos.

Colaboramos en las producciones de revistas de moda y utilizamos mucha publicidad en portales de novias para que lleguen a nosotras durante los preparativos. Podemos ofrecerles la decoración floral, desde el ramo de novia hasta la iglesia, la cena o incluso la suite nupcial…todo aquello que nos pidan.

Lo mejor y lo peor del mundo de las flores

Es todo bueno. Conoces gente increíble día a día en la tienda, te metes de lleno en los eventos personales  y acabas opinando en todo. ¡La gente siempre suele estar de buen humor cuando compra flores! Siempre seguimos en contacto con las novias después de la boda, ¡es genial!

Alguna anécdota divertida que te haya pasado

Tendría para escribir un libro, pero me quedo con las reacciones  de la gente al recibir las flores. También con la gente que viene a la tienda y nos cuenta su historia para que les aconsejemos qué mandar. ¡Hay historias apasionantes y gente muy peculiar! En realidad podría contar mil anécdotas, pero son un poco personales. Así que, por si alguien se da por aludido, me quedo con las generales.

Una vez me quiso comprar unas flores para regalármelas a mí un señor que no conocía. Le dije que eso no lo podía hacer y al día siguiente tenía una caja de bombones en la puerta de la tienda… Me hizo bastante ilusión, ¡todo hay que decirlo!

Consejos para alguien que quiere seguir tus pasos

Animo a todo el mundo a montar una empresa de lo que sepan hacer. Es muy gratificante trabajar en lo que te gusta. Te levantas  con ganas y no tener jefes tiene MUCHAS cosas buenas. También es sacrificado, los marrones son tuyos y los horarios de tienda y eventos te complican los fines de semana, los puentes, etc. La parte más dura de trabajar para uno mismo es no conseguir desconectar nunca. Si me piden flores a tienda cerrada un domingo, voy, la abro y las mando. ¡No sé decir que no! Pero merece la pena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.