Profesionales por el mundo: Houston (NASA)

Mikel Lizarazu realizó sus estudios de Ingeniería superior de Telecomunicaciones en Tecnun (Universidad de Navarra). Tras realizar el proyecto de fin de carrera en Houston encontró trabajo en un departamento de investigación de la NASA. Aquí está su historia.

¿Por qué te planteaste trabajar en el extranjero?
Fue la Universidad de Navarra la que me ofreció la posibilidad de realizar el Proyecto Fin de Carrera en la Universidad de Houston. Ya había estado de Erasmus en la Universidad Técnica de Dinamarca  y me gustó la idea. Siempre me ha gustado conocer sitios nuevos y el trabajar en Estados Unidos me parecía una gran oportunidad. Mejorar el inglés, trabajar en un ambiente diferente y conocer gente era lo que más me motivó a trabajar en el extranjero.

¿Cuáles son/eran tus funciones?
Estoy trabajando en un Proyecto asignado por la NASA en el Bioimedical Imaging Department de la Universidad de Houston. El trabajo consiste en detectar la fatiga mental de los astronautas utilizando tecnología EEG (Electroencefalografía).

Para ello, los astronautas se colocan unos cascos llamados Emotiv, que detectan las señales eléctricas generadas en el cerebro a través de 14 electrodos y la transmiten a un procesador.

Mi labor es filtrar la señal receptora, eliminar el ruido y analizar su espectro frecuencial. Dependiendo de las frecuencias en las que se mueve la señal, es posible obtener el nivel de fatiga del astronauta o de cualquier persona en general. Si la frecuencia de esta señal es inferior a 12 Hz, entonces el astronauta está cansado y se genera una alarma para llamar su atención.

¿Qué destacarías de tu experiencia en el extranjero?
En este Proyecto estamos trabajando un italiano, un chino, un griego y un andaluz. El ambiente de trabajo es muy bueno y aunque el idioma es una barrera, en inglés nos ayudamos los unos a los otros. Al final con lo que te quedas son las personas y estoy haciendo buenos amigos.

¿Alguna anécdota que hayas tenido a la hora de trabajar en la NASA?
La primera semana cuando comencé a trabajar en la NASA, cuando prácticamente ya teníamos todo el apartamento amueblado, un coche se metió literalmente hasta la cocina. Rompió toda la cristalera de la terraza y nos llevamos un susto de muerte. El conductor, un japonés, nos explicó que el coche era nuevo y que todavía no se aclaraba con las marchas… vino la policía y lo aclaró todo. Menos mal que aquí no existe el carnet por puntos.

¿Qué consejo darías a un universitario que quiere seguir tus pasos y trabajar en la NASA?
No soy nadie para dar consejos, pero si les diría que se quitaran ese miedo que a veces nos impide enfrentarnos a nuevas situaciones y que salieran al extranjero a conocer otras maneras de vivir. Hoy en día las empresas están distribuidas por todo el mundo y es necesario viajar y comunicarse en inglés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.