Típicos clientes que siempre encontrarás

blog_dependiente
 

Todos entramos en tiendas a menudo, y en ocasiones, incluso varias veces… Reconozcámoslo, a muchos nos encanta ir de tiendas (y a los que no, lo tienen que sufrir igual), pero… ¿Qué clase de clientes somos? En el post de hoy te contamos más acerca de los clientes que todo dependiente de tienda tiene alguna vez en su local, y hemos seleccionado especialmente los más originales… ¡Lee, lee, a ver si te identificas con alguno!

 

El cliente perdido

 

 

El que está buscando algo… pero no sabe el qué. Entra en la tienda con cara de interrogación, como si estuviera buscando una cafetería o se hubiera perdido de su grupo de amigos. Mira los artículos como si se tratasen de objetos exóticos que en la vida hubiese visto. Todo llama su atención, pero solo de forma momentánea. En realidad, este cliente, espera a que se le ilumine una bombilla y encuentre el producto ideal… Por lo general suele buscar un regalo, y puede actuar con cierto nerviosismo, suele llegar a la tienda con una especie de contrarreloj que superar.

 

El cliente quejica

 

 

Les gusta quejarse y le encuentran pegas a todo. “Esta falda está arrugada, ¿Me sacas otra?” “¿No lo tienes en otro color? qué mierda…” El inconformista por excelencia. Da igual lo que hagas, que siempre habrá una queja. Consejo: tómatelo con filosofía y “a palabras necias, oídos sordos”.

 

El cliente que se enrolla más que una culebra

 

 

Y habla y habla, y te cuenta su vida al completo, la de sus amigos y hasta casi, casi, ¡la tuya! Sin duda, tiene un don para la palabra que gasta de manera tonta en tu tienda… Estos clientes suelen estar siempre cerca de la caja, para aprovechar cualquier oportunidad para hacer comentarios, y a veces, hasta hacen de dependientes y aconsejan a otros clientes que están por la tienda.

 

El cliente que te pone al día

 

 

También conocido como el cotilla de toda la vida. Te narra con todo detalle (y en primicia) las últimas movidas del barrio ¡y casi de la ciudad entera! Los primeros 10 minutos es interesante (sobre todo en las mañanas aburridas), a partir de aquí se acabó lo que se daba, y empiezas a idear la manera de que salga de la tienda ya, y lo que es incluso más importante, ¡que no se entere de nada de tu vida personal!

 

El cliente huracán

 

 

Que todo lo toca y todo descoloca. No se salva ni una camiseta. Y lo más probable es que, después de recorrerse media tienda, arrasando con todo a su paso, salga sin comprar ni un producto. Es el cliente perfecto para aquellos días en que tengas que ordenar, pero te da un poco de pereza…

 

El cliente miope

 

Todo lo busca, pero nada encuentra. Mira y vuelve a mirar, y te pregunta 100 veces por la misma cosa, pero, por muy detalladas que sean tus explicaciones, ¡no te esfuerces! Hasta que te muevas del mostrador y le des tú mismo el artículo, no lo encontrará… Esta casi demostrado por una ley científica. Y cuando se lo das, no faltará la mítica frase de: ¿¿De verdad estaba ahí?? Pues no debí de mirar bien…

 

El pasota profesional

 

También conocido como cliente obligado: solo está en la tienda porque no le ha quedado más remedio, todo sea por evitar una bronca o quedar bien con la persona de turno. Su cara lo dice todo ¡es un auténtico poema! Mira todo con los ojos casi en blanco y sin prestar atención, le da igual esto que lo otro, y lo único que tiene calculado son los pasos que necesita para llegar a la puerta y salir de allí corriendo, o la estimación del tiempo que tendrá que estar fingiendo que la compra le interesa…

 

 

El inseguro

“Ay no sé qué hacer… ¿Tú qué harías?” Normalmente, son o tacaños o de presupuesto ajustado y hacer una compra puede ser lo más parecido a decidir sobre un cambio de la Constitución. Paciencia, al final acaban decidiéndose.

 

El colega

Sí, ese que llega a tu negocio y piensa que eres su amigo de toda la vida. Muchas veces, se toma un exceso de confianza y las bromas que hace, solo le hacen gracia a él. Una sonrisa y monosílabos te ayudarán a sobrevivirle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>