El perfil anatómico de un vigilante de seguridad

fb_vigilante
 

¿Te gusta el riesgo? ¿Lo tuyo son las miradas penetrantes? ¿Eres amante del deporte? Trabajar de vigilante de seguridad es una profesión perfecta para muchos jóvenes. Pero ser un buen vigilante de seguridad no es tarea sencilla, y hay que prepararse día a día y superarse en el trabajo siempre. En el post de hoy te traemos las claves para tener éxito como profesional del sector de la seguridad privada.

 

 La anatomía del vigilante de seguridad perfecto

 

¿Estarán hechos de otra pasta? ¡Seguro que más de una vez te lo has preguntado! Pero lo cierto es que la clave para ser vigilante de seguridad está en la calma y el autocontrol postural. ¡Te contamos todo los detalles del perfil anatómico del vigilante de seguridad 1o!

 

La mirada vale más que mil palabras

 

 

¡Y si eres vigilante de seguridad esto debe cumplirse siempre! El porte es importante, recuerda que una gran parte de tu trabajo consiste, sencillamente, en hacer presencia. Y la mirada es la forma ideal para transmitir tu serenidad y dar seguridad al local que estés vigilando. Sin embargo, tampoco hay que ser de hierro, y saludar amablemente a los clientes, e incluso dejar escapar alguna sonrisa no muestra debilidad, sino todo lo contrario.

 

A palabras necias, oídos sordos…

 

 

… pero solo cuando lo que suenan son provocaciones o comentarios sarcásticos de algunos clientes o asistentes. No caer en provocaciones es fundamental, así que, tus oídos deberán de ser muy selectivos y estar atentos solo a aquello que pueda poner en riego la seguridad del lugar en dónde trabajas.

 

La cabeza siempre fría

 

 

No dejarte llevar por las situaciones (sean cuáles sean) es otro aspecto clave. Poder actuar de forma racional te dará siempre ventaja. No te ciegues y mantén la serenidad al nivel máximo, recuerda que eres un profesional y tu actitud representa a la empresa que te ha contratado.

 

Rapidez de reflejos

 

 

Tener un buen entrenamiento físico es fundamental. Mantenerse en forma es parte del abc rutinario de cualquier buen vigilante de seguridad. Entre los deportes preferidos por los profesionales en seguridad está el kickboxing, TRX, o el crossfit, pero lo mejor es que personalices tu entrenamiento al máximo y cuides también tu dieta y hábitos.

 

Liderazgo a flor de piel

 

 

Actuar con cautela y atención, no tener miedo de las situaciones que puedan aparecer, y sobre todo, estar siempre preparado es fundamental. Un vigilante de seguridad es como un líder: alguien a quien acudirá todo el mundo, en caso de que las cosas se pongan feas. Por eso, deberás de conocer las normas y los principios de seguridad, las políticas de la empresa para la que estés trabajando, y también anticipar las intenciones de las personas. Actúa siempre con criterio, y ten siempre presente la responsabilidad de su puesto.

 

Una musculatura activa

 

 

¡Que no se te escape una! Encárgate de estar atento a todo lo que ocurra a tu alrededor. Para ser vigilante de seguridad necesitas estar más despierto que si llevases cinco cafés encima. Y es que un movimiento en falso puede salirte muy caro, incluso a de manera física.

 

¿Qué acreditación necesitas para trabajar de vigilante de seguridad?

En España, cualquier vigilante de seguridad (incluso de seguridad privada) deberá de estar acreditado por el Ministerio del Interior, y para ello, es necesario hacer un curso de 180 horas en un centro especializado y que esté homologado. Después de este, los estudiantes deberán de superar un examen (teórico y práctico), realizado por el Cuerpo Nacional de Policía. Además, pese a tener la acreditación de vigilante de seguridad, cada año tendrán que realizar un curso de formación de 20h relacionado con la seguridad. Y, en caso d estar más de 2 años seguidos sin ejercer la profesión, será necesario volver a superar una prueba para volver al mercado laboral.

 

¿Hay trabajo como vigilante de seguridad?

 

La mayoría de las empresas del sector privado en las que podrás trabajar en España son de pequeño tamaño, (el 82% no superan los 5.000 trabajadores en sus plantillas). Sin embargo, en los últimos años, a pesar de la crisis económica, de media se han venido firmando cada año a 380.000 contratos. En el año 2013, un 60% de los vigilantes de seguridad estaban desempleados, pero la cifra se viene reduciendo desde entonces. Ahora se espera una gran recuperación del sector, por eso, ¡ser vigilante de seguridad es una gran opción laboral!

 

¿Y si quiero trabajar de guardaespaldas?

 

Para ser guardaespaldas necesitarás una preparación física similar a la de un vigilante de seguridad, y tener también una certificación oficial. Sin embargo, tendrás que estar formado con cursos específicos en seguridad individual y personalizada, y presentar el currículum en empresas que se dediquen a este tipo de seguridad específica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>