La tradición y modernidad de Shanghai se unen para impulsar una profesional de la moda

mariagomez_blog
 

Una gran nube grisácea envuelve rascacielos y templos de tejados dorados. El olor es intenso, aún no se explicar a qué huele la mezcla del vapor de los Shanghaidumplings callejeros y el tofu que están vendiendo en la esquina. Tradición y tecnología se entremezclan creando una de los gigantes financieros del mundo. Shanghai es capaz de aunar la modernidad de impresionantes rascacielos con los edificios y templos más tradicionales de toda Asia. El blog de jobandtalent viaja hasta Shanghai, la ciudad elegida por María Gómez para comenzar su aventura profesional.

María es licenciada en Periodismo y Comunicación y Gestión de Moda por el Centro Universitario Villanueva de Madrid. La pasión por el mundo de la moda fue la que le llevó a dar sus primeros pasos en revistas como Acotex y otros medios de prensa digital. Pero María buscaba algo más que estar solamente dentro del mundo de las revistas, su pasión e ímpetú le llevaron hasta donde quiso: Dior. En la casa francesa estuvo colaborando en el departamento de CRM y Marketing Digital.

Estas son las primeras palabras que nos mandó María para poder conocer un poco de su historia mientras estamos esperando un metro para ir a la ciudad de Shanghai en hora punta. La gente está arremolinada y dudamos mucho que puedan entrar todos dentro de los vagones. Las puertas se abren y sorprendentemente todos nuestros nuevos amigos asiáticos entran en los vagones, todos muy pegados, casi sin poder respirar, la sensación es de querer salir ya de ese vagón.

Salimos del metro y nos encontramos ya en plena ciudad de Shanghai, el mayor exponente de la modernidad. María nos recibe con una sonrisa mientras nos empieza a hacer una guía por la ciudad de Shanghai, “si algo puede decirse de Shanghai es que es una ciudad realmente divertida, una ciudad donde disfrutar con amigos sin parar”. Shanghai es una ciudad con más de 20 millones de habitantes, es decir, en una sola ciudad hay la mitad de personas que en España.

Mientras paseamos entre cientos de personas que caminan a toda velocidad, María nos sigue contando su experiencia profesional, “cuando terminé mi etapa universitaria, estaba muy interesada en abrir mis alas un poco más, puse mis ojos en China, epicentro asiático donde la moda está evolucionando a una velocidad frenética”. Un ritmo tan frenético como el que llevan los propios habitantes de Shanghai.

Llegamos a Jing’an. La zona céntrica de la ciudad por su templo budista lleno de reflejos dorados y fieles que visitan a diario su patio interior. Área comercial por excelencia, plagada de todos los gigantes de la moda que quieren mostrarse al frente asiático diciendo “¡estoy aquí!”. El recorrido lo marca Nanjing Road, Shanghai_1con tiendas de principio a fin, rodeada de turistas y locales que pasean desde People Square hasta llegar al Bund, la cara más espectácular de Shanghai.

Nada más aterrizar en Shanghai, María comenzó a realizar prácticas profesionales con la diseñadora española Celia B, una diseñadora con una trayectoria de 3 años en el mercado chino. Pero, para trabajar en Shanghai es necesario solucionar el papeleo, “para trabajar en Shanghai necesitaba contar con una visa, así que la solución que encontré para poder quedarme fue estudiar un MBA en Fashion Business en la escuela IFA para poder seguir con esta aventura”.

Estamos al lado del río Huangpu, enclave en donde los contrastes entre lo tradicional y moderno se hacen patentes. Por un lado, nos encontramos a los asiáticos que todos tenemos en la mente con sus kymonos y una vida tranquila, y giramos la cabeza y nos encontramos al hombre de negocios con su iPhone en la mano.

Tras terminar el Máster, la empresa en la que ahora trabaja María es la que le ha recibido y le está sirviendo como la experiencia profesional más enriquecedora de su carrera. “Es una oportunidad perfecta para combinar mis estudios con la actividad profesional que implica trabajar para una empresa china”. 

Algo que si nos comenta María es el tema del idioma en China. “Un curso intensivo de chino en Madrid me dio los conocimientos básicos para no sentirme como un personje más de Lost in Traslation. Fue una increíble ventaja para integrarme desde el primer día”. El chino, asegura María, es uno de los idiomas más difíciles de aprender si no lo haces durante la niñez, pero si te lo propones, es un idioma que se puede “chapurrear”.

Esta ciudad se está convirtiendo en una de las principales potencias emergentes a nivel financiero, “normalmente, en Shanghai dentro de las oficinas se mezclan 25 nacionalidades diferentes”, un factor que puede convertirse en algo muy enriquecedor ya que supone conocer cómo trabajan las personas de los diferentes países. “Cuando llegué a Shanghai estaba emocionada y deseando experimentar todo lo que me estaba esperando”.

“En Shanghai, todo funciona diferente. Tiene cosas buenas y otras malas, pero todo está en saber aprender y comprender cada cultura”

Le preguntamos a María si ella también “trabaja como un chino” en China. Se ríe y nos dice que esa expresión que tanto utilizamos en España, no se haceShanghai_2 realidad en Shanghai. “Obviamente hay gente muy trabajadora y con éxito, pero no se trabaja mucho más que en España”. Además los chinos han institucionalizado una costumbre muy española asegura María. Los ‘powernaps’ o ‘siestas del poder’ forman parte de la cultura diaria. Tras el almuerzo, todo individuo de las oficinas, desde el CEO hasta el becario, descansa sobre su mesa de trabajo durante 20 minutos. “La siesta en China es imperdonable”.

Si nos metemos en el terreno de los grandes negocios, los acuerdos en China se hacen en mesas llenas de comida y bebida. María lo llama: al estilo Shanghainés. “La cultura del ocio es enormemente atractiva y los grandes hombres de negocios llevan a sus clientes fuera de la oficina para firmar los grandes acuerdos”. Este es el modus operandi en una ciudad ecléctica donde los negocios se sellan con un festín y varios chupitos.

Vivir en Shanghai es una lección y toda una aventura sin duda. “Una experiencia muy enriquecedora y que ha abierto muchas puertas a proyectos futuros, la sociedad está cambiando rápidamente y es muy motivador vivir rodeada de nuevas ideas”. 

1 comentario

  1. juanlucasfraufrau   •  

    Por mi esperiencia de mi vida me he propuesto sobrevivir ante las dificultades de la vida, pues todo lo que me rodea es sobre vivir y, de echo trabajo bastante para poder llegar a mi jubilación y poder tener un poco más en la vida por tanto me pregunto si uviera la mas minima posibili de poder porsperar un poco mas en la vida que me queda en mi lapiz, y llegar al extasis profesional. Para si pudiera ser poder llegar a vivir en el planeta marte algun dia. Por supuesto daria toda mi esperiencia para tasnmitir mis conocimientos, y poder ayudar a la ciencia. Me despido atentamente un servidor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>