El corresponsal, su manera de entender un país y luego, transmitir lo que pasa allí

carlosfranganillo_blog
 
Carlos Franganillo en una imagen de Asturias 24

Carlos Franganillo en una imagen de Asturias 24

Premio Salvador de Madariaga, Desde Rusia no sólo es su blog personal, sino que hablamos del destino que le ha posibilitado ser el altavoz de un conflicto que desde Ucrania ha acaparado una repercusión mundial. Carlos Franganillo es Licenciado en Periodismo, y actual corresponsal de RTVE en Moscú. Sus primeros pasos profesionales los dio en La Nueva España, para posteriormente preparar la oposición a corresponsal en la televisión pública, plaza que lograría en el año 2008. “Ingresé en el Área de Internacional, en la redacción de Informativos, y en mi caso, siempre me había atraído este espectro de la información”, explica Carlos Franganillo.

La actualidad es en presente para el lector, mientras que pasado para el periodista, y como contaba Kapuscinski, las guerras comienzan antes de que se oiga el primer disparo. Como nos cuenta Carlos Franganillo, ir un paso por delante es una necesidad que refuta que el periodista hace bien su trabajo.

Se apoya en los hechos que están teniendo lugar en Ucrania, dónde nadie se podía imaginar lo que iba a ocurrir, salvo como él mismo explica, para cualquier corresponsal en Moscú, que tenía marcado en rojo el final de noviembre de 2013 como punto de fricción por la firma del Acuerdo de Asociación Bruselas-Kiev. “Lo que pasó después ha superado con creces cualquier previsión, pero el caldo de cultivo de un conflicto no se crea de la noche a la mañana, aunque evoluciona y degenera a una velocidad de vértigo cuando la violencia se abre paso”, concluye.

El trabajo te permite concentrarte en algo y abstraerte del horror

Imagen de RTVE

Imagen de RTVE

Su argumentación cabalga hacia la necesidad de clarificar que un corresponsal o analista debe conocer las raíces históricas de un territorio, su composición demográfica, la influencia de potencias e intereses extranjeros. No hay una mejor explicación del trabajo que Carlos Franganillo está haciendo en lo referente al conflicto de Ucrania. “Todos estos elementos están en juego en crisis como la de Ucrania, donde se disputa el control de una región fronteriza entre Rusia y Occidente”, razona el corresponsal de RTVE en Moscú.

Mientras charlamos con él, nos enumera importantes razones que han desembocado en esta situación, como el descontento social, la miseria, la corrupción, el crimen organizado, las heridas que todavía no se han cerrado de la II Guerra Mundial y un eco de descomposición del Imperio Austro-Húngaro que, motivado por la desestabilización de Estados Unidos, la UE y Rusia lo ha convertido en un conflicto muy peligroso.

Javier Espinosa, reportero de guerra explicaba en una entrevista reciente para Jot Down que en los conflictos bélicos las personas se reducen a su estado más puro, afirmación que seguro tuvo ante sus ojos Carlos Franganillo en el mes de febrero en la ciudad ucraniana de Kiev.

Imagen del conflicto en Kiev

Imagen del conflicto en Kiev

Girando la cabeza de un lado a otro, tratando de recrear con símbolos y gestos nos cuenta como se vivieron situaciones dramáticas, con tiroteos entre la oposición y las fuerzas de seguridad, con la presencia de francotiradores que todavía hoy se desconoce qué intereses servían. “La situación degeneró en cuestión de segundos, instantes en los que empezamos a ver llegar a hombres que se desangraban o que ya estaban muertos, realidades en las que el trabajo te permite concentrarte en algo y abstraerte del horror”, argumenta Carlos Franganillo, corresponsal de RTVE en Moscú.

La capacidad transformadora del buen periodismo sigue intacta, por lo que potenciarla depende de los propios periodistas, pero también de la sociedad y de su voluntad de lograr una democracia más desarrollada

Volviendo a su papel como corresponsal, Carlos Franganillo señala que no hay un camino establecido, salvo esa oportunidad que leemos en multitud de textos con la costumbre de aparecer en momentos determinados, la suerte. Un factor que aunque no lo expliquen en las facultades, siempre es un 10% del trabajo. “La salud del periodismo tradicional en España es sumamente precaria, a pesar de que en estos momentos se está produciendo una explosión de nuevos medios alternativos que argumentan con aire fresco y necesario la importancia de esta profesión” introduce Carlos Franganillo, para pararse en la suerte que corren profesionales como él, que trabajan en un medio que sigue apostando por la información internacional, con corresponsalías en todo el mundo. “La tendencia no es esta, ya que los grandes medios están al borde de la ruina y los contenidos periodísticos no son la prioridad”, explica.

La conclusión que ofrece este periodista de RTVE con 6 años de experiencia en este espectro del periodismo es que los caminos son dos, el de la inmensa suerte de trabajar para medios que siguen apostando por esa figura, o la decisión de ser un valiente más  para trabajar como freelance en alguna zona del mundo.

¿Existe un consejo para las personas que pisan por primera vez esta profesión?

Su respuesta aboga por adjetivar de hermoso el periodismo, a pesar de que está pasando por malos momentos. No decae en su idea de defender esta profesión, ya que como él mismo explica, hay motivos para la esperanza, como son los nuevos medios que están agitando el panorama tradicional. “El periodismo necesita un nuevo impulso y repensar el modelo, ya que sin eso sólo nos espera más descrédito y propaganda”, señala Carlos Franganillo. La visión global de este sector es muy desalentadora, profundiza el periodista, invitando a los nuevos licenciados a creer en esta profesión, en la capacidad transformadora que tiene y su control del poder.

Fotografía tomada por The Atlantic

Fotografía tomada por The Atlantic

Contrario a esa afirmación de que la crisis de los medios tradicionales está intrínsecamente relacionada con la crisis del periodismo, acepta que muchos compañeros de profesión han renunciado a su razón de ser, para convertirse en instrumento de grandes corporaciones, grupos de presión, gobierno, partidos políticos,… suspira tomando impulso para una lista que sería larga. “La capacidad transformadora del buen periodismo sigue intacta, por lo que potenciarla depende de los propios periodistas, pero también de la sociedad y de su voluntad de lograr una democracia más desarrollada”, argumenta Carlos.

Carlos Franganillo contó el rescate de los mineros de Chile, o la tragedia de Fukushima y ahora en Moscú, sigue el día a día del conflicto de Crimea, ¿en situaciones de crisis como esta, se consiguen rápido las fuentes, o es un trabajo diario que no se ve del corresponsal?

No duda en señalar que cuando se trabaja en coberturas intensas y de gran transcendencia, hay que moverse con gran velocidad. Escuchamos con atención como es más fácil acceder a fuentes implicadas, ya que por su propio interés, buscan contar su versión de la historia o porque están a mano sobre el terreno. “La situación es diferente en una corresponsalía, dónde se suele hacer un trabajo de fondo, ya que el objetivo es entender un país para luego transmitir lo que pasa allí”, explica Carlos Franganillo mientras ensalza dos factores clave como son conocer y analizar.

Un Timeline con espacio para propagandistas, periodistas, analistas y profesionales honestos que trabajan sobre el terreno

Fuego sobre Bagdad, o La Guerra de Charlie Wilson ofrecen una visión aproximada del tratamiento informativo, y la consecución de la noticia en lugares de conflicto. Ahora, Carlos Franganillo se ha convertido en una fuente para los españoles que buscan conocer información sobre el conflicto de Ucrania, gracias a su presencia como corresponsal de Moscú, y el auge de las redes sociales, que nos permiten estar conectados en tiempo real a lo que sucede.

Carlos Franganillo, imagen de RTVE

Carlos Franganillo, imagen de RTVE

El corresponsal se muestra defensor de twitter como nuevo canal para tener acceso a fuentes fiables en el escenario de los hechos. Ya lo decía Enrique Meneses, el periodismo es ir, escuchar, ver, volver y contarlo, y añadimos que desde el auge de las redes, también estar en ellas. “En mi Timeline sigo a fuentes abiertamente propagandísticas (en Bruselas, Washington, Kiev, Donetsk o Moscú) así como a periodistas y analistas fiables que están sobre el terreno y merecen respeto por su honestidad” añade. Su twitter, @cfranganillo.

Confiesa que el mismo ha visto como en situaciones de crisis ha podido ver a grandes medios absolutamente desorientados y otros, entregados a la propaganda, bien por convicción o bien por ignorancia. “La exposición a la propaganda es igual o mayor a la que se enfrentan los medios tradicionales, pero si sabes quienes son las personas idóneas a las que seguir puedes tener una idea muy cercana de la realidad”, termina de explicar Carlos Franganillo.

Charlamos con él cuando todavía la tinta impresa de su nombramiento como nuevo corresponsal de Washington sigue húmeda, cargo al que accederá en un corto espacio de tiempo. Carlos nos explica que se trata de un cambio brusco, sobre todo, por lo especial que se ha convertido la corresponsalía de Moscú en los últimos meses, situación a la que no se verá sometido en la capital de Estados Unidos, cargo que actualmente ocupa Lorenzo Milá. “Puede que eche de menos cierto movimiento al que me he acostumbrado en los últimos meses, pero Estados Unidos es un destino que me apasiona”, señala Carlos Franganillo. Nos despedimos de él, y en las hojas no hemos anotado nada sobre España, tampoco hacía falta, ya que él mismo nos confiese que por ahora quiere seguir haciendo información internacional y no tiene previsto volver.

3 comentarios

  1. Paloma Gilarranz   •  

    Muy buena entrevista, la verdad es que son puntos de vista que no se encuentran fácilmente y aportan muchísimo!!

  2. Luis Saco Recuenco   •  

    Mis felicitaciones por la entrevista, es un personaje muy importante y tiene mucho que decir. Seguramente escribirá sus memorias en la Rusia era Putin. Saludos desde México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>